El Correo del Vino



" data-width="450" data-show-faces="false" data-send="true">


Día 20/02/2019

“Si los gobiernos unificaran sus esfuerzos para mitigar y adaptarse al cambio climático, la solución sería mucho más factible”

El director del congreso Climate Change and Leadership Oporto 2019 – Soluciones para la industria del vino, Pancho Campo, presentó en Madrid la segunda edición de esta cumbre, que se celebrará en la ciudad portuguesa de Oporto del 5 al 7 de marzo.

Se presentó en el contexto de la novena edición de Enofusión, con una cata de grandes vinos de Oporto elaborados por Taylor’s Port, en honor a la ciudad que acoge el evento; una zona vitivinícola cálida que, además, podrá verse afectada por la inestabilidad climática.

El sector del vino, en general, ha sido de los primeros en preocuparse por las consecuencias del cambio climático, por lo sensitivos que son los viñedos ante las variaciones del clima. Una industria cuya marca está ligada a un territorio: un vino debe expresar su origen, algo que cambiará si cambia el clima. Esta es una de las motivaciones para celebrar Climate Change and Leadership Oporto 2019.

Durante la primera cumbre Climate Change and Leadership 2018, en la cual participaron el expresidente Obama, la directora de la Unesco Irina Bokova, el Nobel Mohan Munasinghe y Juan Verde, uno de los grandes objetivos fue dar a conocer el Protocolo de Oporto, una iniciativa sin ánimo de lucro (liderada por Adrian Bridge, el CEO de Taylor´s Port) para unificar, a nivel internacional, no sólo a la industria del vino, sino a todas las industrias paralelas, bajo un compromiso moral -no es una obligación- para ayudar a mitigar el cambio climático y compartir la experiencia.

Tras el éxito en la primera edición, se celebra la segunda, con el exvicepresidente Al Gore como uno de los grandes protagonistas, y con más de 40 ponentes durante el congreso, en el que se espera a más de 500 congresistas internacionales. En esta entrevista a su director, Pancho Campo, se ahonda en las claves de esta cita:

 

¿Cuál es el objetivo principal de Climate Change Leadership 2019?

El principal objetivo es ofrecer soluciones prácticas y efectivas para adaptarse y mitigar los impactos del cambio climático en la industria vitivinícola mundial. No queremos que se hable de los impactos, inundaciones, tormentas... porque eso ya es conocido por todos. Lo que queremos ofrecer son soluciones a los problemas a los que se enfrenta la industria vitivinícola mundial para adaptarse y mitigar los efectos del cambio climático.

 

La segunda edición se realizará antes de que se cumpla un año desde la primera edición. ¿Qué logros o avances se han conseguido desde entonces?

No ha habido cambios tan drásticos en el sector, pero sí hemos visto que el fenómeno del cambio climático está cada día más presente en televisiones y medios de todo el mundo y la población creo que empieza a darse cuenta, por fin, de su seriedad y del rol que podemos y debemos jugar todos en su mitigación.

 


"Queremos ofrecer soluciones a los problemas a los que se enfrenta la industria vitivinícola mundial, para adaptarse y mitigar los efectos del cambio climático" Pancho Campo


 

¿Qué van a encontrar los asistentes en esta segunda edición?

Los ponentes van a exponer casos prácticos y soluciones probadas que los asistentes puedan usar en sus empresas, bodegas y viñedos. Hemos intentado cubrir las áreas más importantes como pueden ser la mejor utilización de los recursos hídricos, la mejora de la eficiencia energética, técnicas de viticultura más efectivas, formas de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, packaging y transporte, o la preservación de la biodiversidad. También se hablará de cuáles son las expectativas del consumidor y cómo hay que comunicarle nuestros productos e iniciativas para proteger el medio ambiente. Por último, habrá una sesión dedicada a explicar la parte económica y financiera de la adaptación al cambio climático para productores de todo tamaño.

 

En las dos ediciones de Climate Change Leadership se ha contado con dos personajes políticos de gran calado, primero con el expresidente de Estados Unidos Barack Obama y ahora con el exvicepresidente Al Gore. ¿Es la lucha contra el cambio climático, en parte, un problema político?

Por desgracia el problema del cambio climático tiene un componente político muy importante ya que son los gobiernos quienes tienen mucho que decir en las líneas de actuación de un país con respecto a las emisiones de gases de efecto invernadero y las estrategias para mitigar y adaptarse. No obstante, hemos visto que, en Estados Unidos, por ejemplo, al salirse Trump del protocolo de París, las empresas, los individuos y las organizaciones están tomando el liderazgo que hace falta para compensar la falta de apoyo del gobierno norteamericano.

¿Qué impacto tiene en los gobiernos y en sus políticas que sean personajes de su propio entorno quienes hablen sobre cambio climático?

Si todos los gobiernos se pusiesen de acuerdo en unificar sus esfuerzos para mitigar y adaptarse al cambio climático, la solución al problema sería mucho más factible. Paradójicamente quienes más han hecho para proteger al planeta han sido el expresidente Obama y el exvicepresidente Gore. Pero ahora el presidente Trump está haciendo todo lo contrario. Personajes como Obama y Gore tienen mucha credibilidad y son respetados por otros líderes políticos alrededor del mundo por eso es importante su mensaje y su presencia en nuestro evento ya que da credibilidad y un empuje tremendo al sector del vino.

 

¿Y cuál es el impacto en el resto de ciudadanos?

Cuando organicé la primera conferencia sobre Cambio climático y vino en 2006 fue un fracaso desde el punto de vista de la asistencia. En el año 2008 convencí a Obama para que fuera el ponente estelar y eso ayudó tremendamente a que el evento fuera un éxito y que atrajésemos a más de 500 congresistas de todas partes del mundo. Nos guste o no, son los grandes nombres y los famosos quienes tienen un mayor impacto sobre la población. El hecho de haber contado con Obama y ahora con Gore nos ayuda a que el evento sea conocido a nivel internacional y que tenga el impacto mediático que estamos buscando.

 

Con eventos como Porto Summit, con más de 40 ponentes de diferentes áreas del sector del vino, parece que es un sector convencido de los efectos negativos del cambio climático, pero ¿y el resto de sectores?

Bueno, no te creas que todo el sector del vino  no te creas que todo el sector del vino está tan convencido, todavía quedan quienes dudan del cambio climático, otros no ven la necesidad de empezar a actuar inmediatamente y muchos hablan del problema pero no hacen nada. Hay otros sectores que deberían estar igual de preocupados y algunos a quienes quizás el fenómeno no leas afectará en el corto plazo, pero debemos recordar que el cambio climático es un problema global que, según la ONU, en un máximo de 12 años, no tendrá vuelta atrás. Efectivamente, hay sectores que no están haciendo prácticamente nada, o porque no les afecta de forma tan drástica como al vino o porque no les interesa.

 

Desde la organización, se ha focalizado el problema en el sector vitivinícola porque es el que primero se ha visto afectado por las consecuencias del cambio climático y el clima es una parte fundamental de este sector. Siguiendo esa premisa, ¿qué sectores deberían ser los siguientes?

No estoy seguro de que el sector vitivinícola haya sido el primero pero sí fuimos pioneros al organizar el primer congreso mundial sobre el tema en 2006. No obstante, hemos llegado a un punto en el que casi todos los sectores, especialmente quienes desarrollan su actividad al aire libre, están notando los cambios del clima y no necesariamente un aumento de temperaturas, pero sí de incertidumbre climática. La industria del turismo, los apicultores, la flora y fauna de ciertas partes del planeta, la ganadería, los medios de transporte, las estaciones de esquí y los deportes de invierno, etc.

 


"Como ex deportista profesional considero que el mundo del deporte no está prestando la atención al medio ambiente y al cambio climático que debería. Pero lo más importante, las figuras y famosos del deporte, que tienen millones de seguidores, pueden ayudar tremendamente a crear conciencia, sobre todo entre los más jóvenes. Por este motivo estoy intentando llevar a cabo una iniciativa parecida en el ámbito deportivo." Pancho Campo


 

¿Se ha contactado con algún sector en concreto para continuar con este tipo de iniciativas, para crear foros como Porto Summit, pero focalizado hacia otras temáticas?

Con el Protocolo de Oporto, aunque nace del sector del vino, se ha atraído a empresas de otras áreas. Son casi todas las industrias las que se están viendo afectadas y todas se interrelacionan. Las energías renovables, las empresas de seguros que protegen a los agricultores de las inclemencias climáticas, el packaging, el uso del transporte del vino a granel VS embotellado, etc. Yo, personalmente, como ex deportista profesional considero que el mundo del deporte no está prestando la atención al medio ambiente y al cambio climático que debería. Pero lo más importante, las figuras y famosos del deporte, que tienen millones de seguidores, pueden ayudar tremendamente a crear conciencia, sobre todo entre los más jóvenes. Por este motivo estoy intentando llevar a cabo una iniciativa parecida en el ámbito deportivo.

 

¿Qué objetivo persigue el Protocolo de Porto?

Nace principalmente con dos objetivos muy claros y sencillos, por una parte, que todas aquellas empresas e individuos que se adhieran al Protocolo adquieran un compromiso para hacer un poco más de lo que han estado haciendo hasta ahora para mitigar el cambio climático. Por otra parte, este compromiso también les pide que compartan casos de éxito, estudios científicos o experiencias positivas que les hayan ayudado a solucionar los problemas ocasionados por este fenómeno. La forma de adherirse, tanto para empresas como individuos es simplemente visitar la página web portoprotocol.com y seguir los pasos que allí se indican.

 


"Lo bonito del Protocolo de Oporto es que está sirviendo como ejemplo para muchos otros sectores" Pancho Campo


 

¿Cuántas empresas e instituciones se han sumado?

Se han adherido más de 150 empresas de todo el mundo, pero no solo relacionadas, directa o indirectamente, con el sector del vino. El Protocolo ha logrado despertar el interés de multinacionales como Marks & Spencer, Toyota o Price Waterhouse Coopers, así como de consejos reguladores, universidades y ONGs. Lo bonito del Protocolo de Oporto es que está sirviendo como ejemplo para muchos otros sectores.

 

Para los profesionales interesados en asistir a la segunda edición de Climate Change and Leadership Oporto 2019, que se celebrará en Oporto del 5 al 7 de marzo, pueden obtener más información así como las entradas para las diferentes actividades que se celebrarán, en su web.

 

 
Susana Molina
Periodista

 




“Si los gobiernos unificaran sus esfuerzos para mitigar y adaptarse al cambio climático, la solución sería mucho más factible”" data-width="600">
 1 2 3 Siguiente » 
Enolviz
Lev2050
Della Toffola
 
Esto es Vino
 
LIEC EXPRESS








Video de la semana
World Olive Oil Exhibition 2019