El enoturismo cierra su mejor año: 2,7 millones de visitantes y un crecimiento del 21,02%



El enoturismo cierra su mejor año: 2,7 millones de visitantes y un crecimiento del 21,02%" data-width="450" data-show-faces="false" data-send="true">

Día 03/05/2017

El enoturismo cierra su mejor año: 2,7 millones de visitantes y un crecimiento del 21,02%

El número de enoturistas en España ha aumentado un 60% en ocho años, según el último informe del Observatorio Turístico Rutas del Vino de España, dato que pone de manifiesto la capacidad del sector del vino como motor del turismo.


Un total de 2.714.409 turistas visitaron en 2016 las bodegas y museos del vino asociados a las Rutas del Vino de España, lo que supone 471.469 visitantes más que en el año anterior y por lo tanto un incremento del 21,02%. Se trata de uno de los mejores crecimientos porcentuales de los últimos años en un producto turístico que se estima que ha generado un impacto económico superior a los 54 millones de euros, un 11% más que en 2015.

Los datos, publicados por el Observatorio Turístico Rutas del Vino de España en el informe sobre visitantes a bodegas y museos del vino adheridos que integran el Club de Producto “Rutas del Vino de España”, revelan que el enoturismo ha cerrado su mejor año manteniendo la tendencia de crecimiento generalizada en la práctica totalidad de los destinos del Club de Producto Rutas del Vino de España, según la información facilitada por las 24 rutas certificadas de las 27 que conforman el Club.

Un año más, la Ruta del Vino y Brandy del Marco de Jerez (501.783 visitantes) y Enoturismo Penedès (496.388) siguen ocupando las primeras posiciones como destinos, sobre todo por su ubicación privilegiada, en territorios con grandes movimientos turísticos y cercanas a la costa y a grandes núcleos de población. También obtienen cifras relevantes Ribera del Duero (351.389), Rioja Alta (267.058), Calatayud (251.395) y Rioja Alavesa (158.234).

El informe destaca también los incrementos logrados por Rutas del Vino de Cigales (63,34%), Ronda (44,43%) y Ribera del Duero (23,19%) y los descensos de Ruta del Vino de Txakolí (-18,66%), Montilla-Moriles (-7,01%), Lleida (-5,6%) y Garnacha-Campo de Borja (-5,36%).

El otoño y la primavera son, de nuevo, las temporadas más activas para la práctica del enoturismo, motivado sobre todo porque ofrecen unas temperaturas más adecuadas y en el caso de los meses otoñales, por la celebración de la vendimia en la mayor parte de las rutas. Octubre (322.732) y septiembre (284.193) son los meses más fructíferos en afluencia de visitantes, seguidos por mayo (283.315) y agosto (279.214). También registran cifras positivas de marzo, abril, junio y julio, superando los 200.000 visitantes en 2016.

Aunque la tendencia es generalizada, el informe puntualiza que los meses más fuertes y más débiles varían en función de la Ruta, sobre todo por las particularidades climatológicas de cada destino y por la propia actividad turística del destino. De este modo, el invierno sigue siendo la época de menor afluencia y en cuanto al verano, agosto sobresale en algunas rutas como el mejor mes en este año, a diferencia de anteriores donde era septiembre. Todo esto sin olvidar que la mayor afluencia se registra en octubre, en términos cuantitativos.

Este año, y como novedad, el Observatorio ha recogido datos también relativos al precio de la visita estándar con degustación y al gasto medio por visitante. La primera, en 2016, fue de 7,79 euros (visita guiada más degustación) y el gasto medio por visitante (en tienda y sin contar el gasto de la visita) fue de 16,87 euros. En cuanto a los museos, el precio medio fue de 2,71 euros y el gasto medio de 3,76. Esto supone un ligero aumento en el precio medio con respecto a 2015, tanto en bodegas como museos, lo que conlleva una caída leve del gasto medio que, sin embargo, se compensa con el aumento del número de visitantes.

Así, y considerando los más de 2,7 millones de visitantes registrados en museos y bodegas (72,28% en bodegas y 27,72% en museos) el volumen de negocio ascendería a 54.2343.752 euros, un aumento de más de 5,2 millones de euros con respecto a 2015, un 10,66% más que el año anterior, dato que, por otro lado, no representa el negocio total generado ya que sería preciso considerar otros servicios como alojamiento, restaurantes, empresas de actividades o comercios.

En este punto, para finalizar, cabe destacar otros datos relevantes como que también ha aumentado el número de establecimientos adheridos al Club. Se ha pasado de 547 bodegas a 567, y de 39 museos a 47. Además, las visitas a museos ha aumentado un 72,14%. Otro dato interesante es que el 77,22% de los enoturistas son nacionales y el 22,79% internacionales, (estos datos solo se invierten en la Ruta de Vino de Ronda con 29,56% nacionales y 70,44% internacionales).

Las cifras de 2016, a juicio del Observatorio, ponen de manifiesto que el turismo del vino se está convirtiendo en un motor de desarrollo turístico en muchos destinos de interior, especialmente en aquellos cuyos vinos tienen un mayor prestigio, y que se está afianzando como producto desestacionalizador, que puede complementar al producto estrella español (sol y playa), así como a otros segmentos vinculados como el turismo rural o el cultural.



El enoturismo cierra su mejor año: 2,7 millones de visitantes y un crecimiento del 21,02%" data-width="600">


Lallemand
 
VinoEmpleo
 
Diam
 
Della Toffola
VinoTec
 
Esto es Vino
 
LIEC
 
Enartis








Video de la semana
World Bulk Wine Exhibition
Abierto plazo de inscripción 2017.