Viña Cimbrón: verdejo, historia y algo más



Viña Cimbrón: verdejo, historia y algo más" data-width="450" data-show-faces="false" data-send="true">

Día 30/07/2014

Viña Cimbrón: verdejo, historia y algo más

En pleno Rueda, se encuentra la bodega Félix Sanz, en donde, entre otros vinos, se elabora la gama Viña Cimbrón. Una serie donde la uva verdejo expresa diferentes perfiles en cada una de las elaboraciones.


La uva que nutre a la bodega se encuentra a escasos kilómetros, en un espacio que suma 30 hectáreas. En menos de cinco minutos se deja atrás el pueblo de Rueda para adentrarse en caminos que se pierden entre viñedos.

Justo ahí, desde el medio de las viñas de donde se obtiene el verdejo de Viña Cimbrón, se explica su nombre pues se puede ver cómo las hileras de las viñas aparecen y desaparecen de forma sutil a lo largo del terreno ondulante, que simula el perfil de una cuerda al ser sacudida. Línea curva que se refleja también en su logotipo, dibujado con diferentes colores según la etiqueta.

La uva se recolecta por la noche y de forma mecánica, ya que, como dice Silvia García, enóloga de la bodega, “creo en la vendimia mecánica, porque ahorramos tiempo y evitamos que se alargue demasiado, cogiendo temperatura la uva según va despuntando el día”. Al reducir el tiempo de llegada a la bodega y al estar tan cerca de la misma, muchas veces no es necesario siquiera enfriarla para realizar el vino blanco.

Su capacidad es limitada, sin posibilidad física de ampliar sus localizaciones, pero tienen como meta centrarse en la calidad más que en la cantidad. “Para hacer vino te puedes centrar en la calidad o en la cantidad, y con nuestra forma de elaboración es imposible apostar por ingentes cantidades de vino”, afirma Albert Ustrell, su director ejecutivo.

Todos los vinos están dentro de la Denominación de Origen Rueda. Cuentan desde un blanco, elaborado con verdejo y viura al 50%, a un rosado elaborado con tempranillo y garnacha, de intenso color frambuesa, o un sauvignon blanc, ideal para un aperitivo. Pero merece la pena destacar los diferentes perfiles que ofrece de verdejo 100%, la uva autóctona.

En todos ellos se puede apreciar la “elegancia” con la que sus productores denominan, tal vez, a la redondez y equilibrio que muestran:

  • Viña Cimbrón Verdejo: de tono amarillo verdoso, en nariz se aprecian toques a fruta de hueso, manifestados también en boca, matizados por un sutil amargor, característico en esta uva.
  • Viña Cimbrón Verdejo Selección: con uva procedente de viñas de 50 años. De un color amarillo pajizo, con gran intensidad de aromas, buena estructura y permanencia, pero con una acidez muy ligera. Un vino que evoluciona en copa, pudiendo apreciar una mayor gama de aromas según se va consumiendo.
  • Viña Cimbrón - Verdejo Fermentado en barrica: a partir de uvas de viñedos viejos, con ocho meses en barricas de roble francés y americano. Consigue desde el primer momento la intensidad que el vino anterior lograba pasados varios minutos en la copa. Afrutado, especiado y untuoso, con una estructura que bien podría combinar con un asado de cerdo o un salmón.

 

Historia

La andadura de la bodega Félix Sanz comenzó en 1934, recuperando una antigua bodega. En unas excavaciones que realizaron para ampliarla descubrieron una serie de pasadizos que conducían a unas antiguas bodegas subterráneas del siglo XV.

Este tipo de construcciones eran mucho más frecuentes antaño, pero en el actualidad el número es anecdótico en la población de Rueda. Se pueden localizar en la superficie por unas estrechas chimeneas de ventilación que asoman, llamadas zarceras, las cuales mantienen las condiciones de temperatura y humedad óptimas. Pero bajo tierra conforman innumerables pasillos abovedados.

A día de hoy no utilizan estos espacios para elaborar vino, pero sí para realizar catas y visitas, pudiendo así contemplar cómo se aprovechaba al máximo los recursos de los que se disponía tiempo atrás, antes de que la tecnología contemporánea apareciera en el sector vinícola.

Una forma de acercarse un poco más a la cultura del vino, a través de su historia, comprendiendo sus orígenes.

 

Más que vino

En Félix Sanz también se adaptan a nuestros días a la hora de ofertar planes enoturísticos. Posee un hotel enológico, con tan solo cuatro habitaciones, pero un gran salón-comedor familiar con las comodidades que pueden esperarse de un hotel. Se sitúa en pleno centro del pueblo y a escasos pasos de la bodega, desde el que poder visitar tanto las viñas, como las bodegas, antiguas y nuevas.

Además de las visitas, también organizan cursos de cata, para grupos mínimos de 8 personas y poder, de forma amena, disfrutar con unas pautas básicas un poco más del vino.

Otra de las actividades que proponen, para descansar de visitas y aprendizajes, son los tratamientos con vinoterapia, en los que se emplean cosméticos en cuya elaboración se han utilizado ingredientes derivados de la vid y el vino.

 

Una forma integral de entender el vino, enseñando el proceso, la historia y la cultura que lo engloba, sin olvidar la calidad tanto en los vino como en el trato.

 

 

 

 
Susana Molina
Periodista

 



Viña Cimbrón: verdejo, historia y algo más" data-width="600">


Lallemand
 
VinoEmpleo
 
Diam
 
Della Toffola
VinoTec
 
Esto es Vino
 
LIEC
 
Enartis








Video de la semana
World Bulk Wine Exhibition
Abierto plazo de inscripción 2017.