El Correo del Vino



" data-width="450" data-show-faces="false" data-send="true">


Día 09/11/2016

¿1+1 igual a cero?

Posible reunificación del colectivo de Castilla-La Mancha de Enólogos.

Pues a veces así es. La suma de dos organizaciones separadas, en el caso que me ocupa es cero. La noticia de la reunión de las dos organizaciones de enólogos de Castilla-La Mancha, la Asociación de enólogos de Castilla-La Mancha y el Colegio Oficial de Enología de Castilla-La Mancha, para el día 25 de noviembre, me hace escribir esta nota.

Que existan dos organizaciones de enólogos en Castilla-La Mancha, una como colegio y otra como asociación, es negativo a todas luces y lo único que hace es debilitarnos y llevarnos, casi, al cero absoluto. Esto además tiene una influencia muy importante en el resto de las  asociaciones de enólogos de las otras comunidades Autónomas de España.

Después de los despueses, es decir, de luchar más de 25 años, una serie de personas altruistas, (no mencionaré nombres para no desviarme del tema central de este artículo), con más o menos acierto, pero con mucha ilusión y esfuerzo, crearon desde la nada, porque no había nada, la Asociación de Enólogos de España. Posteriormente, la Federación de Asociaciones de Enólogos de España, hasta que llegamos a la habilitación de los profesionales que estaban realizando las funciones de Enólogo (muchos años, muchos esfuerzos, muchas personas...).

En el 2012, se creó, siendo punta de lanza para toda España, un Colegio de Enólogos de Castilla-La Mancha, marcando una pauta de estrategia al resto de asociaciones de enólogos. Por unos motivos o por otros, al constituirse el Colegio, no se programó adecuadamente una desaparición o un stand-by o como fuera de la asociación, para que anduviese sólo el Colegio de Enólogos. De este modo, habría una solo voz dentro de la enología de Castilla-La Mancha. Pero esto no fue posible y estamos enrarecidos, compañeros históricos. Esto debe finalizar.

En mi opinión, hay una oportunidad de realizar una unión entre ambas organizaciones y que dejemos de sumar cero. Que la coherencia y el sentido común impere. Que podamos ser el ejemplo para el resto de organizaciones.

Los enólogos somos de todo tipo de pelaje, porque aquí, como en todos los sectores, cada uno tiene sus peculiaridades. Además los enólogos, que no dejamos de tener un punto de artista-ingeniero, tendemos a ser muchas veces excéntricos, con la gracia y la originalidad que nos da ese punto profesional. Pero queramos o no, la enología es una profesión maravillosa y hay que defenderla de "intrusos" de todo tipo, mejorar la condiciones de la profesión y crear un espacio dinámico y enriquecedor.

Mi apoyo al acuerdo de la posible unión, porque con eso conseguiremos la fuerza.




¿1+1 igual a cero? " data-width="600">
Marida tu vida con vino
Lallemand
 
VinoEmpleo
 
Diam
 
Della Toffola
 
Esto es Vino
 
LIEC QUALITY CONTROL
 
Enartis








Video de la semana
World Bulk Wine Exhibition 2017