El Correo del Vino



" data-width="450" data-show-faces="false" data-send="true">


Día 17/10/2017

En el ámbito mundial también cosecha corta. Se aclaran las cosas… ¿o no?

La próxima semana, la OIV ha convocado una rueda de prensa para dar los primeros datos generales de cosecha mundial. Y todos apostamos a que serán muy bajos, ya que, si unimos los pésimos datos de Europa a los muy malos también de Argentina, Chile, etc. El cómputo total será, por decirlo de alguna manera, deprimente.

Y a la vez aclarará las cosas. Nos iremos a la cosecha mundial más baja desde hace muchos años. No sabemos si hasta el punto de ser deficientes o no, pero la bajada es clara y será contundente.

Esto nos va a llevar a presumir una escalada de precios en el vino pero ¿hasta dónde? No se sabe. Pero si tomamos el cómputo global de algunos países vemos que a Francia le faltan muchos millones de hl. para cubrir necesidades; Alemania está ya buscando, casi desesperadamente, el vino base para elaborar sus espumosos; en Italia los precios, sobre todo de tintos, están subiendo bastante, y también debe comprar. Cuando en estos tres países falta vino, siempre han puesto la mirada en España, pero este año, nuestra producción también ha descendido y tenemos la despensa medio vacía.

Lo que sí está claro es que estos países tienen que comprar, de hecho, están viniendo a España y se están haciendo bastantes operaciones de exportación. Hacia Argentina no podemos mirar tampoco, al menos de momento, y parece que tampoco después ya que, aunque ahora es cuando la viña está brotando, no tienen existencias, tienen precios superiores a 1 euro el litro e están importando vinos de Chile, por tanto, hace presumir que sus bodegas estarán vacías y la necesidad exportadora no será tan grande.

Esto también nos está llevando a una situación que, aunque normal e incluso pueda resultar lógico, al final resulta rara: mucha gente no quiera vender, bien porque ya ha vendido una parte de su cosecha, bien porque espera revalorizar sus vinos en los próximos meses, bien por ambas cosas. El caso es que el vino sube y los vendedores cada vez piden más o cierran la ventanilla de ventas herméticamente. Hasta un punto casi incomprensible, pues por parte de las cooperativas se ha dicho algo inaudito ya que piden que se haga el “sacrificio” de no subir el vino. No me digan ustedes que no es cuando menos curioso, que en plena subida del vino y cuando las perspectivas son de que suba aún más, los mismos vendedores pidan que no suba el vino. Toda una utopía, nadie que pueda vender a cinco va a vender a cuatro por hacer el “sacrificio” de que el vino no suba. Además, lo que está claro es que el mercado, por sí solo, siempre es el que marca las pautas. La experiencia nos enseña tozudamente, que quien ha querido influir o dominar el mercado de vinos, de una manera u otra, siempre, absolutamente siempre, ha fracasado.

Por tanto, nos espera una campaña con líos, difícil de pronosticar. Lo normal sería que el vino suba, pero  cuándo y cuánto no lo sabe nadie. Por eso, apercibirse, en estos casos, suele ser la mejor postura.

Javier Sánchez-Migallón  
Javier Sánchez-Migallón
Director Ediciones Albandea y El Correo del Vino

 




En el ámbito mundial también cosecha corta. Se aclaran las cosas… ¿o no?" data-width="600">
 1 2 3 4 Siguiente »  >>
Lallemand
 
VinoEmpleo
 
Diam
VinoTec
 
Esto es Vino
 
LIEC QUALITY CONTROL
 
Enartis








Video de la semana
World Bulk Wine Exhibition
Abierto plazo de inscripción 2017.