El Correo del Vino



" data-width="450" data-show-faces="false" data-send="true">


Día 13/08/2013

Hugo Chávez se mete a bodeguero

El presidente venezolano anunció su intención de expropiar la compañía La Polar, copropietaria de la única empresa vitivinícola del país con 120 hectáreas de viñedo y una producción media superior a los tres millones de litros de botellas anuales.

Y nosotros quejándonos de tener en la Unión Europea amigos del vino como la vicepresidenta Económica del Gobierno, Elena Salgado, o como el presidente francés, Nicolás Sarkozy, y su sanísima esposa, Carla Bruni, cuando a los venezolanos les ha salido un valedor de la talla de su presidente Hugo Chávez…

En su habitual alocución del pasado domingo, a todos los dictadores les da por vestir de caqui y hablar y hablar hasta desgañitarse en una televisión pagada por todos, el charlatán centroamericano anunció su intención de expropiar la compañía La Polar, copropietaria de la única empresa vitivinícola del país con 120 hectáreas de viñedo y una producción media superior a los tres millones de litros de botellas anuales, además de una cervecera y otras empresas alimentarias.

Chávez acusa a la empresa, a la que defienden sus trabajadores a capa y espada, de acaparar sus productos de consumo masivo en un contexto de escasez en los mercados populares, al que se ha llegado gracias al entusiasmo colectivista del militar golpista y de sus asesores cubanos, país que ha obtenido este año una cosecha de azúcar similar a la de 1905 ¡Vivan los logros del socialismo caribeño mi amol!

Una amplia información de la agencia de prensa alemana DPA resalta que el mandatario venezolano amenazó claramente a La Polar al indicar que si sique acaparando irán a por ella “porque no vamos a permitir el chantaje”.

Y Chávez, que es tan defensor de los trabajadores como la monarquía castrista que deja morir de hambre a un potentado albañil, imagino que un peligrosísimo burgués a sueldo de los enemigos de la Revolución, acusa a estos de defender a su empresa, ya que realizaron marchas de apoyo a la compañía tras la expropiación de una de las instalaciones que el grupo empresarial tiene en el país.

Dice el caudillo bolivariano que vio a los trabajadores defendiendo a La Polar, “pobres de ellos, apoyando a quien explota al pueblo, apoyando a la burguesía; eso da tristeza, la clase obrera debe estar alineada con el pueblo (el pueblo es él), no con la burguesía”. En fin, es un aviso a los obreros para que no cambien de bando como ese peligrosísimo delincuente llamado Orlando Zapata, que murió por seguir las directrices de los enemigos de la gloriosa Revolución cubana.

Lo cierto es que la primera expropiación a la empresa, llevada a cabo en Barquisimeto, capital del estado de Lara en el Noroeste del país, se realizó sobre unas instalaciones que pertenecían a la empresa desde hace medio siglo.

Entre las empresas del grupo se encuentra Bodegas Pomar, una envidiable empresa vitivinícola que, merced al clima tropical, recoge dos cosechas anuales de uva y que ha avanzado de manera significativa tras su alianza con una firma francesa que han implantado el riego por goteo y la explotación en espaldera.

Las expropiaciones realizadas en los últimos meses en Venezuela, que en el caso de La Polar afectaría a más de 2.000 familias, se han saldado con la parálisis de la producción y el abandono de los edificios, a los que tienen absolutamente prohibida la entrada, bajo pena de cárcel o ingreso en asilos, las capas más necesitadas y populares del país, en un clarísimo ejemplo de apoyo a los más desfavorecidos. Como muestra puede valer el botón de Zimbabwe que ha pasado de contar con una de las economías mejores y más saneadas de África, gracias al sector agroalimentario, a contar con un 80% de parados y millones y millones de hectáreas baldías, tras ser ocupadas por una pléyade de aves de rapiña, a sueldo del dictador Mugabe, que han sido incapaces de sacar adelante cualquiera de las empresas expropiadas, ya que, a la mayoría de ellos, Dios no les había llamado ni por el camino del trabajo ni por el de la inteligencia.

El problema de Venezuela no es sólo de su Caudillo Salvapatrias, que ha ganado las elecciones igual que en Alemania las ganó Adolf Hitler, sino de la pandilla de dirigentes pusilánimes que tenemos en la Unión Europea que son incapaces de frenar a alguien que terminará por machacar a muchas de las empresas europeas que allí operan.

Amenazas veladas como las que se ciernen sobre la única empresa vitivinícola del país, que cuenta además con capital francés, es un aviso a navegantes para quien quiera escuchar. Reírle las gracias al dictador bananero puede traernos algo más que quebraderos de cabeza.




Hugo Chávez se mete a bodeguero" data-width="600">
<<  « Anterior 20 21 22 23
Lallemand
Enolviz
Lev2050
 
Esto es Vino
 
LIEC QUALITY CONTROL








Video de la semana
World Bulk Wine Exhibiton 2018