El gran potencial de futuro de la Bobal



El gran potencial de futuro de la Bobal"data-width="450" data-show-faces="false" data-send="true">

Día 15/11/2017

El gran potencial de futuro de la Bobal

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Utiel-Requena celebró el 9 de noviembre en el Teatro Rambal de Utiel la segunda edición del Foro Bobal DO Utiel-Requena, al que asistieron ponentes de relevancia mundial que profundizaron en la situación de los vinos de Bobal en esta Denominación de Origen. El día anterior, la DO celebró la 20ª Jornada Vitivinícola.

Para el presidente de la DO Utiel-Requena, José Miguel Medina, “es importante divulgar continuamente sobre la Bobal y que las DDOO de sus tres zonas productoras, Ribera del Júcar, Manchuela y Utiel-Requena hablen de su variedad autóctona para que se conozca cada vez más”. Así, “se trata de un valor común que nos une a tres Denominaciones de Origen colindantes”. Destaca el hecho que “durante tres días se haya hablado de la Bobal en dos escenarios diferentes es algo que dignifica a esta variedad tinta y tan apreciada por quienes trabajamos en y por ella”.

La mañana del Foro, el día 9, empezó con una degustación de veinte vinos monovarietales tintos de Bobal Singular de la DO Utiel-Requena, así como de diversos rosados característicos de la zona. En la primera intervención, la Master of Wine Sarah Jane Evans expuso cómo defender los vinos de esta Denominación de Origen en el mercado internacional. Para ella, “la Bobal de Utiel-Requena tiene una gran oportunidad en este ámbito porque supone una novedad para el consumidor”. Solo “hay que trabajar para dar a conocer su historia, su terruño y las personas que cuidan la tierra y elaboran los vinos”. Es decir, a través de una campaña de difusión sobre la BOBAL, pues es la principal baza de la DO Utiel-Requena.

Para “ganar la batalla” en el mercado internacional, Evans sugirió algunos consejos, como son crecer a nivel de embotellado buscando la expresión y seguir enfocados en la calidad, pagar un precio justo por la uva de calidad, trabajo conjunto entre todos los agentes implicados, invertir en formación y comunicación, y emplear la gastronomía como valor propio.

Por su parte el reconocido enólogo berciano Raúl Pérez, explicó que la Bobal de Utiel-Requena tiene proyección de futuro, porque ser desconocido ahora es importante, porque dentro del mundo del vino la gente quiere probar cosas nuevas, son clientes que no tienen prejuicios. A este se suma que, en este momento, se pierde cada vez más la rectitud y monotonía en las tendencias enológicas: no se trata de encontrar parámetros “correctos”, sino de obtener lo mejor de cada variedad de un modo distinto y particular.

Pérez ha trabajado intensamente con variedades desconocidas durante dos décadas. Y ejemplificó el presente y futuro de la Bobal mediante su experiencia con la Mencía en Bierzo. En el caso de la Mencía, contó que aunque “no está claro su origen, la palabra autóctona nos dice que se ha asentado en una tierra”. Relató que en los principios de la elaboración, entre las bodegas hay muchas diferencias, “pero todas tiene que trabajar para buscar en 10 o 15 años una misma expresión de la uva y la tierra propias”. Así, ve interesante la zonificación y que en Utiel-Requena “haya una tendencia clara de cómo debe expresarse la Bobal, cómo debe ser el nexo común, el concepto general de zona”. Esta es “una DO amplia y con muchas posibilidades”. Además, dijo que la Bobal “tiene ahora una gran potencia de fruta y sencillez a la hora de ser bebida”. Y esto debe ser visto como una “oportunidad de mercado”.

Al final de la mañana, ambos se unieron a una mesa redonda con enólogos y sumilleres que actualmente trabajan con la uva Bobal en la zona, como fueron Juan Piqueras (Bodegas Pigar), Antonio Fernández (Bodegas Covilor), Bruno Murciano (Caudete de las Fuentes) y Arnoldo Valsangiacomo (Bobal de San Juan). Algunas ideas importantes que se trataron fueron la necesidad de proteger las cepas viejas de Bobal como valor patrimonial, identificar las zonas históricas, seleccionar parcelas en vaso y elaborar grandes vinos que favorezcan al resto, promover un enoturismo de cercanía con el consumidor y profesionalizar la comercialización. 

La mañana previa, del 8 noviembre, estuvo dedicada a la XX Jornada Vitivinícola DO Utiel-Requena. La Jornada tuvo en cuenta cuestiones de cómo afecta el cambio climático a la vitivinicultura, la agroecología, así como el proyecto de selección clonal de la variedad Bobal en la zona y la sanidad vegetal en lo que respecta a la implantación de medidas efectivas contra la yesca y la polilla.

Diego Intrigliolo, del Centro de Edafología y Bilogía Aplicada del Segura CEBAS – CSIC, expuso el ‘Proyecto de recuperación, zonficación y selección clonal de la variedad Bobal en la DO Utiel-Requena’, para el que es preciso “trabajar sobre la riqueza genética de la uva autóctona para sacar lo mejor de ella”, señaló Intrigliolo.

Además, participaron Vicent Badia, técnico del Servicio de Sanidad Vegetal GVA, el catedrático e investigador del Instituto Agroforestal Mediterráneo de la UPV , Josep Armengol, el director del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), Enrique Moltó, el presidente del Comité de Agricultura Ecológica de la Comunidad Valenciana (CAECV), José Antonio Rico, y dos viticultores de la zona, Sergio Cárcel (Coop. Los Marcos) y Julián Valero (Coop. Casas de Eufemia).

Como asistentes, acudieron profesionales de la viticultura, la enología, sumillería, comercialización, restauración, distribución y prensa especializada de la Comunidad Valenciana y nacional.

 

Paisaje DO Utiel-Requena, camino de la UNESCO

Un tema que fue expuesto en ambas jornadas, para el conocimiento del público asistente, de la mano de Cruz López, Agente de Desarrollo Rural de la Mancomunidad Tierra del Vino, fue el largo y firme camino que está realizando el patrimonio arqueológico vitivinícola ubicado en la Denominación de Origen Utiel-Requena, que aspira formalmente desde octubre a integrar la selecta lista indicativa de bienes que UNESCO considera Patrimonio Mundial.

Los yacimientos íberos de este territorio, que atestiguan la elaboración de vino con fines comerciales desde hace más de 2.700 años, optan a esta calificación de valor universal junto con otros bienes arqueológicos de Andalucía y Murcia bajo la propuesta “El vino en Iberia”.



El gran potencial de futuro de la Bobal" data-width="600">

Lallemand
 
VinoEmpleo
 
Diam
 
Esto es Vino
 
LIEC QUALITY CONTROL
 
Enartis








Video de la semana
Enofusión 2018: 22, 23 y 24 de enero.
Así se desarrolló la última edición.