¡Vacaciones!¿Vacaciones?



¡Vacaciones!¿Vacaciones?" data-width="450" data-show-faces="false" data-send="true">


Día 25/07/2018

¡Vacaciones!¿Vacaciones?

Ya estamos todos con la cabeza y el cuerpo de vacaciones, pero si eres viticultor, o del gremio bodeguero, hay que pensárselo porque el verano viene de lado. En la zona norte de España sobre todo.

Lo que fue un invierno y una primavera de lujo, nevadas, lluvias, ausencia de heladas significativas, ha desembocado en un verano templado, con mucha humedad en el ambiente; esto era esperable y el viticultor está perfectamente preparado para prevenir y tratar las enfermedades latentes. Hasta aquí todo normal.

Pero el granizo, el pedrisco y la lluvia están por dar la lata. Esto como el Gordo de Navidad: muy repartido y con algún pellizco dramático. Hasta el pasado 19 de Julio el diario La Rioja daba más de 7.000 hectáreas afectadas en las zonas riojanas de la denominación, también El Correo se hace eco de alguna granizada espectacular en Rioja Alavesa. Pero no es esto lo peor, sino que rara es la tarde sin su aguacero que impide entrar a las viñas y tratar.

Si uno se da una vuelta por las carreteras secundarias, ve los efectos de los “champlazos” de agua que convierten los caminos en auténticos torrentes dañando infraestructuras y parcelas. La intensidad y frecuencia, casi diaria, de las lluvias crea una sensación de impotencia ante la imposibilidad de tratar y, si se puede entrar a las viñas, la efectividad de esos tratamientos. Se entiende que haya viticultores sin saber qué hacer: trabajar y gastar en unos tratamientos cuya efectividad nadie garantiza o tratar para paliar los efectos del granizo o para controlar el mildiu.


Aunque el Consejo Regulador haya autorizado un 118% de rendimiento máximo, por ahora sólo hay dudas sobre la calidad y cantidad de la cosecha que viene.


Un amigo comercial de visita en Rioja me comentaba que, más que a vender, se estaba dedicando a ser paño de lágrimas de pequeños bodegueros y cosecheros que no sabían cómo reaccionar ante el panorama de los pedriscos, los pámpanos rotos por las ventiscas, el barro y la humedad en las viñas.

Resumiendo, aunque el Consejo Regulador haya autorizado un 118% de rendimiento máximo, no hay más que dudas a estas alturas de la cantidad y, sobre todo, de la calidad de la cosecha que viene. El retraso -o vuelta a su fecha habitual- que se prevé para la próxima vendimia no se sabe si será buena para restañar daños o mala porque el agua y el granizo sigan haciendo estragos.

Así pues, tras una cosecha muy corta, tampoco se irán tranquilos de vacaciones los bodegueros que necesitan uva de calidad para ir reponiendo stocks y mantener en crianza  vinos suficientes para cumplir presupuestos en los próximos años.

Cuerpo, o más bien mal cuerpo, de vacaciones que espero que sean muy placenteras para todos. Así que mejor no pensar en precios.

 
Químico Industrial y Enólogo

 




¡Vacaciones!¿Vacaciones?" data-width="600">
Enolviz
Lev2050
Della Toffola
 
Esto es Vino
 
LIEC QUALITY CONTROL








Video de la semana
World Bulk Wine Exhibiton 2018