La Cabra celebra su sexto aniversario con nuevo concepto


La Cabra celebra su sexto aniversario con nuevo concepto" data-width="450" data-show-faces="false" data-send="true">

La Cabra celebra su sexto aniversario con nuevo concepto

El chef Javier Aranda celebra el sexto cumpleaños de su restaurante madrileño con una nueva propuesta gastronómica basada en platos a la carta para acercar la alta cocina a un público más amplio. Su cocina tradicional, con toques de vanguardia también se enmarca en un nuevo espacio más fresco y actual.


Javier Aranda ha querido celebrar por todo lo alto el sexto aniversario del restaurante La Cabra. Bajo el objetivo de acercar la alta cocina a un público más amplio, el chef ha aparcado los menús degustación creando una propuesta a la carta, dejando que sea el propio comensal el que decida qué tomara, si prefiere compartir platos y sin perjuicio de dejarse aconsejar por el personal para elaborar un menú a su gusto.

Con este cambio, Javier Aranda busca mantener la cocina tradicional que siempre ha defendido con toques de cocina viajera y de vanguardia. Una cocina que se acerca más al público pero que no abandona el saber hacer y los estándares de calidad que han caracterizado desde siempre al restaurante. No en vano, al año de su apertura, La Cabra ya había conseguido su primera estrella Michelin.

Su nueva carta, que coloca en el centro el producto, incluye propuestas rescatadas del recetario de Javier Aranda, como es el bocata de calamares y otras más novedosas como el croissant de kokotxas o las tres maneras de disfrutar del mejillón.

Esta nueva propuesta viene enmarcada por un lavado de cara del local. Una nueva imagen que firma el estudio Mecanismo y que le aporta un ambiente más fresco y actual, donde cabe destacar la barra de cócteles, con creaciones propias de la casa y la bodega con más de 130 referencias que incluso permite guardar el vino de los clientes en sus propios nichos.

Con este sexto aniversario La Cabra se convierte en un restaurante más abierto e informal, sin perder su esencia, mientras que su hermano Gaytán, que también cuenta con estrella Michelin, se centra en la experiencia del menú degustación. Con ese galardón, que logró a los cinco meses de su apertura, Javier Aranda se convirtió con tan solo 29 años en el chef más joven del mundo en conseguir una estrella en cada uno de sus restaurantes.